• #
  • #
  • #
  • #
  • #

cucf-facebook cucf-twitter

Destacados

  • 0
  • 1
  • 2
prev
next

“Construyendo Familia” en Radio María: El climaterio y la menopausia, un torbellino de cambios que

News image

En el último programa de “Construyendo Familia” en Radio María, nuestra Coordinadora Ejecutiva, Cecilia Corbalán, conversó con Alejandra Araya, quien ...

Leer más...

Terceras Jornadas Nacionales de Derecho de Familia se realizarán el 21 y 22 de Junio en la UC

News image

Con el objetivo de contribuir al desarrollo académico del Derecho de Familia en nuestro país, se llevará a cabo en la Universidad Católica de Chile, l...

Leer más...

Treinta alumnos finalizaron con éxito el Diplomado Familia y Sociedad 2016

News image

      Un diverso grupo de profesionales fue parte de la ceremonia de graduación de la undécima versión del Diplomado Familia y Soc...

Leer más...

Agenda

Sin eventos

youtube

 

construyendo-familia

 

logo linkedin

 

 

Inicio Columnas de Opinión Columna La comunicación en la pareja: compartir el mundo
La comunicación en la pareja: compartir el mundo Imprimir E-mail

ankeEtimológicamente, la palabra comunicación deriva del latín communicare, que significa “compartir algo, poner en común”. De esta condición nace la comprensión de la comunicación como un proceso que siempre se da entre dos o más personas para compartir su mundo de significados. En ese sentido, la comunicación representa el medio más eficiente para que una persona se exprese y obtenga a la vez retroalimentación acerca de si misma.

 

Angelina Dois
Profesora Escuela Enfermería UC e integrante del Comité Ejecutivo del Centro UC de la Familia

 

La comunicación puede desarrollarse de múltiples formas, las más importantes son la comunicación verbal, que puede realizarse de forma oral o escrita, y la comunicación no verbal que se refiere a la transmisión de mensajes a través de gestos, expresiones faciales y lenguaje corporal, entre otros.  

 

En la pareja, la comunicación actúa como un facilitador que permite organizar la relación, tomar decisiones, distribuir funciones y roles y crear una visión compartida de la realidad y a la vez define el tipo y la calidad de la relación que se establece entre los miembros de la pareja. Por otro lado, es también una parte importante de la calidad de vida de las personas.

 

Existe una serie de factores que influyen en la forma en que una pareja se comunica. Entre los factores que actúan como barreras de la comunicación y/o que impiden que un miembro de la pareja se comunique con el otro es posible distinguir la influencia que tiene el propio pensamiento, es decir, pensar u observar que el otro tiene una personalidad negativa, haciendo referencia a características tales como mal carácter, estrés, enojo, etc. También obstaculiza la comunicación la falta de sinceridad u honestidad que uno de los integrantes de la pareja percibe del otro miembro, lo que genera desconfianza e impide sentir a la otra persona como íntima. Esto puede verse agravado si uno de los integrantes de la pareja se muestra tímido o inseguro sin motivo aparente lo que aumenta la incertidumbre y desconfianza en el otro. Por último, se debe mencionar la monotonía, que se relaciona con el impacto que las rutinas diarias tienen en la vida de los individuos, que influye en que la persona sienta que no tiene cosas nuevas que contarle al otro o que puede anticiparse a sus respuestas y conocer de antemano lo que va a suceder.

 

Sin embargo, existen otros factores que actúan como facilitadores de la comunicación, entre los que se puede mencionar, la actitud positiva y respeto hacia el otro, que se revela con un estilo de comunicación que se caracterice por la amabilidad, la educación, la comprensión y el afecto. Así también, la complementariedad con el otro, les permite construir formas de relación caracterizadas por estilos empáticos de comunicación y, por último, la capacidad de negociación, donde la comunicación es bidireccional y ambos miembros de la pareja buscan conocer la opinión del otro, de forma que alcancen un acuerdo que considere el punto de vista y la opinión de cada uno. 

 

La mayoría de los errores que se suele cometer en la comunicación de pareja tiene que ver con que uno o ambos miembros de la pareja no saben expresarse adecuadamente o no consideran el punto de vista de la otra persona. El resultado de pautas erróneas de comunicación de pareja puede debilitar la relación, hasta el punto de la ruptura en muchos casos, por lo que es importante prestar atención a la forma y el modo en que se da la comunicación.

 

Es por ello que, independientemente del estilo de comunicación que predomine en una pareja, la mejor forma de perfeccionar su comunicación es haciendo uso de la asertividad y de la empatía.

 

La asertividad es la capacidad para expresar las propias ideas, deseos, sentimientos y emociones de manera tal que no lesione la dignidad del otro, eligiendo el momento adecuado, la forma correcta y de una manera socialmente aceptada.

 

A su vez, la empatía es la actitud en virtud de la cual, una persona hace el esfuerzo de comprender la experiencia única de la otra persona, es decir, significa ponerse en el lugar de la otra persona y de esa manera sintonizar con sus emociones, lo que permite responder en forma adecuada al mensaje que esa persona ha enviado. En otras palabras, significa comprender la situación desde el punto de vista del otro en vez de reaccionar a él. La empatía permite validar los sentimientos y vivencias contenidos en el mensaje que ha sido transmitido.

 

A partir de ambas actitudes se construye un requisito ineludible para desarrollar una comunicación de pareja nutricia que es la capacidad de sus integrantes de escucharse activamente, lo que significa estar física y psicológicamente presentes en la situación. Esto implica muchas veces dejar de hacer otras cosas y disponerse a escuchar al otro, haciéndole saber con gestos y/o palabras que se está atento al mensaje que se está transmitiendo. 

 

Para escuchar activamente se debe estar atento a algunas trampas de la comunicación que pueden interferir en el proceso. La primera de ellas es la ansiedad relacionada con la necesidad de reaccionar al mensaje que se está escuchando ya sea para defenderse o simplemente por el impulso de contestar rápidamente; la segunda trampa es la tendencia a generalizar el mensaje que se está recibiendo con frases del tipo “a todos les pasa lo que a ti”. La tercera es la tendencia a juzgar lo que el otro dice, imponiendo la propia escala de valores o refugiándose en normas pre-establecidas que definen un modo de actuar particular con frases del tipo “lo que hiciste está mal” o “lo que tú debes hacer es”, que no contribuyen a que la persona se sienta validada y escuchada. Por último, la cuarta trampa que nos impide escuchar activamente es la impaciencia y la impulsividad de quien escucha que dificultan la expresión correcta del mensaje y hace que aumenten las posibilidades de error en su comprensión.

 

Escuchar en forma activa y ser empático con la pareja desde el inicio de la relación contribuye a construir la confianza necesaria para enfrentar los desafíos de la vida en común.

 

 

Centro UC de la familia - Avenida Libertador Bernardo O`Higgins 340, primer piso, oficina 15 - Teléfono: 56 (2) 2354 21 52 - Correo: centroucfamilia@uc.cl