• #
  • #
  • #
  • #
  • #

cucf-facebook cucf-twitter

Destacados

  • 0
  • 1
  • 2
prev
next

“Construyendo Familia” en Radio María: El climaterio y la menopausia, un torbellino de cambios que

News image

En el último programa de “Construyendo Familia” en Radio María, nuestra Coordinadora Ejecutiva, Cecilia Corbalán, conversó con Alejandra Araya, quien ...

Leer más...

Terceras Jornadas Nacionales de Derecho de Familia se realizarán el 21 y 22 de Junio en la UC

News image

Con el objetivo de contribuir al desarrollo académico del Derecho de Familia en nuestro país, se llevará a cabo en la Universidad Católica de Chile, l...

Leer más...

Treinta alumnos finalizaron con éxito el Diplomado Familia y Sociedad 2016

News image

      Un diverso grupo de profesionales fue parte de la ceremonia de graduación de la undécima versión del Diplomado Familia y Soc...

Leer más...

Agenda

Sin eventos

youtube

 

construyendo-familia

 

logo linkedin

 

 

Inicio Columnas de Opinión Columna Familia y discapacidad
Familia y discapacidad Imprimir E-mail

 

ximena-floresDurante todos los años que he trabajado vinculada a temas de discapacidad e inclusión y que he recorrido Chile conociendo distintas organizaciones y familias con hijos (as) con algún tipo de discapacidad, he visto cómo en cada de ellas hay una sola pregunta que se repite constantemente: ¿Qué va a ser de mi hijo (a) una vez que yo no esté?.... Algunos más preocupados, otros más resueltos y promoviendo la vida independiente y autónoma de su hijo (a), pero es el denominador común a las más de 8 millones de familias que actualmente conviven a diario con la discapacidad en nuestro país.

 

 

 

 

Por Ximena Flores

Asesora en temas de Inclusión, Discapacidad y Políticas Públicas

Columnista Invitada, Panelista estable "Construyendo Familia" de Radio María y Centro UC de La Familia. 

 

El nacimiento de un hijo con discapacidad supone un shock dentro de la familia. El hecho se percibe como algo inesperado, extraño y raro, que rompe las expectativas sobre el hijo deseado. Depende del momento en que los padres se enfrentan a esta noticia, es el duelo que cada uno vive, especialmente la madre, quien se culpa de alguna u otra manera y se repite una y otra vez “¿qué habré hecho mal?” … No menos importante es el resto de la familia: hermanos, tíos, abuelos y amigos en general que han compartido con ellos, el tiempo de espera de ese niño (a).

 

El período de aceptación o rechazo depende de muchos factores; entre ellos, la características emocionales y personales de los progenitores, la dinámica familiar, las relaciones de pareja, los apoyos sociales externos, el orden de nacimiento del recién nacido (si es el primogénito, si es el menor, hijo único entre hermanos o al contrario, etc.), el nivel sociocultural y económico, si hay alguna vinculación anterior a la discapacidad, y especialmente, la contención y acompañamiento a los padres y la familia. En resumen: el conocimiento y educación que esa familia reciba desde el momento que el médico detecta alguna discapacidad en ese niño (a), es fundamental para la calidad de vida que esa familia tendrá posteriormente.

 

La familia es el primer contexto socializador por excelencia, el primer entorno natural en donde los miembros que la forman evolucionan y se desarrollan a nivel afectivo, físico, intelectual y social, según modelos vivenciados e interiorizados. Las experiencias que se adquieren en la primera infancia, de cualquier tipo, y los vínculos de apego que se dan en ella van a estar determinadas por el propio entorno familiar generador de las mismas. Es la familia quien introduce a los hijos en el mundo de las personas y de los objetos y las relaciones que se establecen entre sus miembros van a ser en gran medida modelo de comportamiento con los demás, al igual que lo va a ser la forma de afrontar los conflictos que se generan en el medio familiar.

 

La familia es también, quien debe ofrecer oportunidades suficientes para desarrollar aquellas habilidades y competencias personales y sociales que permitan a todos sus miembros crecer con seguridad y autonomía, siendo capaces de relacionarse y de actuar satisfactoriamente en el ámbito social, tengan o no alguna discapacidad.

 

 

Por esa misma razón es tan importante el diagnóstico oportuno del médico y el acompañamiento que la familia tenga durante el tiempo de espera (que sería lo ideal), o posteriormente, pues si la labor de ser padres es ya compleja con niños sin discapacidad, imagínense cómo lo será para aquellos padres que se ven enfrentados a una realidad donde no existen mayores instancias donde ir a encontrar la respuesta que mencione anteriormente: ¿Qué va a ser de mi hijo (a) una vez que yo no esté?.

 

Familia y discapacidad debe ser un tema abordable en todas nuestros hogares pues así como en algún momento los padres, llaman a sus hijos para hablar de su partida y sus deseos cuando ellos ya no estén, también lo debemos hacer en temas relacionados a la discapacidad pues tal como se sabe, a medida que vamos envejeciendo, todos nosotros seremos parte de este grupo de personas tal vez con alguna silla de ruedas, o con un audífono porque ya no escuchamos bien, o un bastón porque vamos perdiendo la visión, etc.

 

Como ven, información y educación como familia de este tema debe tener la relevancia de una decisión trascendental pues tal como mencioné anteriormente, en algún momento de nuestras vidas, nos tendremos que enfrentar a ella. Actualmente, existen en Chile 2.808.000 personas con discapacidad, según la II Encuesta Nacional de Discapacidad, lo que representa al 16,7% de la población. Es una cifra importante como para dejar este tema sin ser abordado y qué mejor que comenzar por cada uno de nosotros.

 

Por Ximena Flores

Asesora en temas de Inclusión, Discapacidad y Políticas Públicas 

Columnista Invitada, Panelista estable "Construyendo Familia" de Radio María y Centro UC de La Familia. 

 

Centro UC de la familia - Avenida Libertador Bernardo O`Higgins 340, primer piso, oficina 15 - Teléfono: 56 (2) 2354 21 52 - Correo: centroucfamilia@uc.cl