• #
  • #
  • #
  • #
  • #

cucf-facebook cucf-twitter

Destacados

  • 0
  • 1
  • 2
prev
next

“Construyendo Familia” en Radio María: Los niños aprenden imitando. La importancia de dar un buen ej

News image

En el último programa de “Construyendo Familia” de Radio María, nuestra Coordinadora Ejecutiva, Cecilia Corbalán, conversó con el psicólogo Benjamín S...

Leer más...

Con éxito se llevó a cabo la jornada inaugural de las Conferencias “La Familia: Ayer, hoy y siempre”

News image

Con gran convocatoria y Ad portas de la octava versión del Diplomado “Sagrada Familia”, el que está orientado a la preparación de agentes pastorales c...

Leer más...

Integrantes de Comité Ejecutivo exponen sobre el sentido cristiano en sus investigaciones

News image

La abogada Carolina Salinas y el filósofo José Tomás Avarado participaron de REC en la Academia, ciclo de charlas breves organizadas por Razón En Cris...

Leer más...

Agenda

Sin eventos

youtube

 

construyendo-familia

 

logo linkedin

 

 

Inicio Columnas de Opinión Columna Adolescencia: un tiempo de amor y desamor
Adolescencia: un tiempo de amor y desamor Imprimir E-mail

estudiantes -universitariosPor Cecilia Corbalán
Coordinadora Ejecutiva Centro UC de la Familia y Conductora programa “Construyendo Familia” de Radio María.

 

En el programa “Construyendo Familia” que el Centro UC de la Familia emite semanalmente por Radio María, intentamos entregar herramientas útiles a los padres de familia para ayudarlos en su proceso de crianza y de construcción de familia. En uno de los últimos programas tuvimos como invitados a dos sicólogos expertos en el tema de la adolescencia: Constanza Valenzuela, psicóloga y docente de la escuela de Pedagogía de la Universidad del Desarrollo y a Alfonso Cox, psicólogo infanto juvenil de la Red Salud UC Christus.

 

Ambos entregaron herramientas y consejos muy útiles a los padres para hacer frente a esta etapa de la vida de los hijos que muchas veces hace difícil la convivencia familiar y desata conflictos que, en caso de no ser bien manejados, pueden deteriorar irreparablemente la relación padre-hijo.

 

La Organización Mundial de la Salud define la adolescencia como el periodo de crecimiento y desarrollo humano que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y los 19 años. Se trata de una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios, superado únicamente por el que experimentan los lactantes.

 

En el aspecto sicológico se producen una serie de cambios que podrían resumirse en la búsqueda del joven de su identidad propia. Comienzan a alejarse de los padres buscando más autonomía y a acercarse más a los amigos, identificándose con ellos y rechazando en gran medida lo que provenga de sus progenitores.

 

Es también una etapa de riesgos considerables pues los jóvenes se ven presionados por sus pares a consumir alcohol o drogas y para empezar a tener relaciones sexuales, y ello a edades cada vez más tempranas, lo que entraña para ellos un elevado riesgo de traumatismos, tanto intencionados como accidentales, embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual.

 

Ante esto, los expertos recomiendan estar siempre disponibles para los hijos, no inmiscuyéndose en sus vidas, si es que el adolescente no lo desea, pero estando cerca en caso de que el joven quiera ayuda o necesite conversar sus problemas. Lo recomendable es tomarse el tiempo de recordarle que tiene siempre las puertas abiertas para él o ella, y que siempre estará disponible si necesita hablar.

 

En esta misma línea, cuando el adolescente quiera conversar, se debe prestar absoluta atención a lo que está diciendo, mirándolo y escuchándolo, sin interrupciones, pero preguntando en caso de que las cosas no le queden claras. Es muy importante que, si no esté de acuerdo con su hijo, se lo haga saber de manera muy respetuosa, no ofensivamente. No crea que sus sentimientos u opiniones son ridículos o sin sentido. Puede que usted no siempre sea capaz de ayudar cuando su hijo está triste en relación a algo, pero es importante decirle “me gustaría entender” o “ayúdame a entender”.

 

El tema de los límites y las reglas también es muy importante. A esta edad no se debe ser exagerado a la hora de poner reglas pero, las que son importantes, se deben hacer respetar. Cada familia tiene sus valores y creencias y estos deben ser respetados por todos, incluidos los adolescentes.

 

Una última recomendación importante es armarse de paciencia en estos años pues lo adolescentes pasarán por momentos difíciles y no podemos reaccionar en mala forma ante cada situación compleja. Los padres deben mantener la calma ante todo para no terminar rompiendo la relación y alejándose de los hijos pues en esta etapa es muy importante que cuenten con sus padres cuando lo necesiten.

 

 

Centro UC de la familia - Avenida Libertador Bernardo O`Higgins 340, primer piso, oficina 15 - Teléfono: 56 (2) 2354 21 52 - Correo: centroucfamilia@uc.cl